no a la baja

No a la baja

Una vez más a pocos meses del inicio de la campaña electoral, como lo hicieran Néstor Kirchner, como lo reclamara Daniel Scioli al frente de la Provincia de Buenos Aires, y Cristina Fernandez cuando ocupaba la primera magistratura, y más recientemente Segio Massa e Insaurralde, el Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación Germán Garavano vuelve a instalar el debate acerca de bajar la edad de la imputabilidad.

Esta es una discusión que huele a demagogia y a oportunismo, que pone en el ojo de la tormenta a los jóvenes, y lo más grave, a jóvenes en situación de vulnerabilidad.

El debate parte de la errática premisa de que un pibe es un peligro, de que elige esa situación, situación que en la mayoría de los casos es producida por un Estado ausente, un Estado que estuvo los últimos 12 años bajo la dirección de un Gobierno que invisibilizó a los pobres, escondiendo estadísticas o en el peor de los casos afirmando que en la Argentina la pobreza no existía, que dijo cada vez que pudo que la inseguridad no era un problema, que era solo una sensación.

La instalación política y mediática de este tema desnuda la intención de implementar políticas que abordan la problemática de la seguridad con soluciones cortoplacistas y que estigmatizan a sectores sociales desprotegidos, que no atacan al problema de la seguridad con medidas que atiendan a la raíz del problema.
La inseguridad es un problema que daña de modo transversal a toda la sociedad, y las soluciones deben de buscarse a través de la implementación de políticas públicas que se orienten a la inclusión, a la generación de oportunidades, a la inversión en educación.
La clase política no puede desentenderse de las falencias estructurales con anuncios grandilocuentes y vacíos, que no solucionan el fondo de la cuestión. El verdadero cambio estará dado en la discusión de un modelo de país inclusivo, donde los jóvenes tengan la oportunidad de cambiar sus realidades en las aulas, trabajando, creciendo y no encerrados por ser víctimas de una sociedad que siempre miró para otro lado.

Debe primar la coherencia. Estuvimos en contra cuando el kirchnerismo lo propuso, estamos en contra ahora. Entendemos que el camino es otro y nada cambia con más pibes en las cárceles, pibes que deberían de estar en las aulas.

#NingunPibeNaceChorro
#NoALaBaja
#LaEducacionHaceLaDiferencia