Renunciaya(2)

NO FUE TORPEZA, FUE UN PLAN

Como juventud radical, como argentinos, repudiamos enérgicamente las declaraciones de Juan José Gómez Centurión sobre lo sucedido durante la dictadura militar que azotó a nuestro país desde 1976 y 1983.

Es importante, en primer lugar, remarcar que la dictadura militar tuvo un plan sistemático de desaparición de personas. Su objetivo reorganizador social fue acompañado por actividades de propaganda sobre una ficticia realidad del gobierno, y el silencio sobre las actividades para-estatales realizadas por fuerzas oficiales. La gran cantidad de centros clandestinos de detención y tortura son un exponente de una política concreta para acabar con actores sociales que eran coordinadores de una política contraria a la idea del gobierno dictatorial. A su vez, el secuestro, desaparición y distribución de niños nacidos en cautiverio fue una forma de “resocializar” a estos pequeños alejados de sus padres. Acá no hay interpretaciones de la historia que puedan decir lo contrario.

Desde el radicalismo estamos convencidos de lo que decimos. Nos respaldamos en el inmenso y respetuoso trabajo realizado por la CoNaDeP, resultado de una lucha histórica en defensa de los derechos humanos; en el juicio a la juntas y a los responsables directos que ejecutaron e idearon el plan sistemático de desaparición.

Porque mientras otros corrían con la amnistía en la mano, buscando dejar el pasado atrás, fuimos nosotros, los radicales, los que asumimos el compromiso con el pueblo y con la historia para investigar y enjuiciar a los responsables.

Porque no podemos permitir que funcionarios del gobierno difundan una visión errada de la etapa más oscura de nuestra historia, abriendo una grieta y una herida de un momento que todos juntos decidimos construirlo para nunca olvidar, es que le solicitamos la renuncia a Juan José Gómez Centurión a su cargo de titular de la Aduana.

#NuncaMás #RenunciaYa