Historia

encabezado-historia

Marcelo T. de Alvear

alvearNacido en 1868 fue uno de los políticos que marcó el desarrollo histórico nacional y el de la Unión Cívica Radical. Criado en el seno de una familia aristocrática y de la elite porteña con gran participación en la política nacional, supo emprender su camino con estilo propio.

Abogado recibido en Buenos Aires, y con estudios posteriores en Europa, participó activamente de la Revolución del Parque en 1890 junto a Além e Yrigoyen, dos emblemas del radicalismo, firmando en Junio de 1891 el acta de fundación de la Unión Cívica Radical.

Llego a ser Diputado por la Capital y por la Provincia de Buenos Aires, hasta que en 1922 por designio del Presidente Hipólito Yrigoyen, es candidato a Presidente de la nación resultando electo para el mandato 1922-1928. Durante su presidencia supo tomar grandes medidas que favorecieron a los trabajadores como la creación de diversas cajas provisionales, la reglamentación del trabajo de las mujeres y los niños, y el establecimiento del pago de los salarios en moneda nacional. Además creó la Dirección General de Yacimiento Petrolíferos Fiscales designando al General Mosconi como su Director.

Luego de su presidencia, y principalmente posterior al golpe de Estado de 1930 que realizan las fuerzas armadas y grupos civiles contra Yrigoyen, Alvear se transforma en el máximo referente de la Unión Cívica Radical, conduciendo el partido por varios años hasta 1942 año en que fallece, sufriendo el exilio y luchando entre la participación electoral y el abstencionismo.

“Puedo decirlo con jactancia y lo digo sin reparos: nunca, absolutamente nunca, en ningún momento de mi gobierno, he tomado una medida con el propósito de favorecer a mis amigos, lesionando siquiera sea indirectamente los legítimos intereses de nadie, así hayan sido mis más encarnizados adversarios. Por encima de todo está el concepto y el honor del gobernante, y debe estar su incansable afán de gobernar para su pueblo, para todos los argentinos, lo repito, y no para un grupo de partidarios circunstanciales”.


Elpidio González

elpidio-gonzalezOriundo de la Ciudad de Rosario, fue un político que participo activamente en la vida de la Unión Cívica Radical y en los inicios democráticos de nuestra nación. Nació en 1975, hijo de un Coronel del Ejercito Nacional. Empezó sus estudios de abogacía en Córdoba, pero los culminó en la Universidad de La Plata en 1907.

Su vida política comienza en 1905 con el levantamiento militar de los militantes radicales para derrocar al Presidente Manuel Quintana. Comandó un pelotón pero fue derrotado y detenido, constituyendo este el último levantamiento militar del radicalismo.

Tras la sanción de la Ley Saenz Peña en 1912, fue electo primero Diputado Nacional por la Ciudad de Buenos Aires y luego por la Provincia de Cordoba. Muy vinculado por una gran amistad a Hipólito Yrigoyen llegó a ser ministro de Ministro de Guerra durante la primera presidencia. Luego fue puesto como hombre de confianza del caudillo radical para acompañar a Alvear como Vicepresidente de la nación. Durante este período tuvo grandes enfretamientos con el Presidente, no solamente por cuestiones de políticas públicas, sino también por sus diferencias en torno a la figura de Yrigoyen.

Sus últimas apariciones en la función pública se da de la mano de su amigo y gran caudillo Don Hipólito Yrigoyen, quien durante su segundo mandato en 1928 y hasta el Golpe de Estado de 1930 lo designo como Ministro del Interior.

Elpidio González resalta por su gran honradez política, entre las que se encuentra el rechazo a la Jubilación de Privilegio que le habían otorgado por haber ocupado el cargo de Vicepresidente. Supo demostrar en cada oportunidad en las que tuvo que desempeñar una función pública hasta 18 de Octubre de 1951, fecha en la que fallece, un desinterés por el enriquecimiento personal y un gran valor por la defensa de la patria.

“Me ha movido esa actitud de los jóvenes universitarios de la Capital Federal y de toda la República, que vieron que el árbol de la libertad carecía de riego y sin escatimar esfuerzos lo han regado con su sangre, y cuando el árbol de la libertad es regado con la sangre generosa de sus hijos no tarda en dar sus frutos”.


Enrique Mosconi.

mosconi_fullMilitar, ingeniero y político argentino, nacido en febrero de 1877 en la Ciudad de Buenos Aires, tuvo una gran participación en el desarrollo y crecimiento de la producción argentina. Radical desde el primer momento, Mosconi fue designado para Presidir Yacimiento Petrolíferos Fiscales en 1922 durante la Presidencia de Alvear.

A lo largo de la presidencia hasta 1930, mantuvo una clara política de defensa de lo nacional. Convencido de la importancia del petróleo para el crecimiento de la nación auguro por el monopolio de la producción en todas sus etapas por parte del Estado Nacional. Estaba seguro que la única forma de no caer en los riesgos y dificultades que planteaban tanto las empresas mixtas como la privatización de las etapas de producción, era el refuerzo de las políticas de estado en la producción de petróleo. Tanto es así que supo hacer de YPF una empresa nacional con capacidad de autoabastecimiento sin subsidios, valiéndose de su producción para llevar adelante su vida y desarrollo.

A lo largo de su carrera expuso ante el mundo su pensamiento estatista. Tuvo gran impacto en los países de América Latina como Bolivia, Brasil, México, entre otros. Empujando a todos al dominio por parte del estado del petróleo.

Fiel a su radicalismo y sus ideas democráticas y progresistas, posterior al golpe de Estado de 1930  rechaza seguir al frente de YPF, como se lo habían solicitado desde el gobierno de facto, por estar en contra del autoritarismo que representaban los militares conductores del golpe.

Muere en junio de 1940 dejando una inmensa doctrina en materia de manejo petrolífera y de política de estado en relación a la producción nacional.

“Resulta inexplicable la existencia de ciudadanos que quieren enajenar nuestros depósitos de petróleo acordando concesiones de exploración y explotación al capital extranjero, para favorecer a éste con las crecidas ganancias que de tal actividad se obtiene, en lugar de reservar en absoluto tales beneficios para acrecentar el bienestar moral y material del pueblo argentino. Porque entregar nuestro petróleo es como entregar nuestra bandera.”


Arturo Umberto Illia

illiaEl 4 de Agosto de 1900, con el inicio del siglo XX, nació en Buenos Aires un personaje que hará historia por sus cualidades como político, como profesional y como persona. Grande hechos políticos atravesaron su crecimiento y formación profesional, uno de ellos fue la Reforma Universitaria, que se desarrollaba al mismo tiempo que estudiaba y se recibía de médico.

Decidió ejercer y residir desde Cruz del Eje (Córdoba) desde donde comenzó una gran carrera política. Fue Senador Provincial por dicha localidad, desde donde presento un proyecto de reforma agraria que beneficiaba a los trabajadores y pequeños propietarios. Luego fue Vicegobernador de la Provincia de Córdoba hasta 1943, año en que fue intervenida la provincia. Durante el ejercicio de su profesión fue muy respetado, y querido por los sectores populares, a quienes atendía y brindaba medicamento sin costo alguno.

En 1963, en medio de elecciones controladas por las fuerzas armadas y con el peronismo proscripto, es electo Presidente de la Nación por la Unión Cívica Radical del Pueblo. Durante su mandato logro concretar medidas de un profundo espíritu popular y progresista. Entre ellas podemos encontrar la anulación de los contratos petroleros que Frondizi había firmado con empresas privadas, retornando la producción a manos del estado; el establecimiento del 23% del presupuesto para la educación; la sanción de la Ley de Salario Mínimo, Vital y Móvil; La Ley Oñativia o de medicamentos, que buscaba sacar el monopolio de la producción a los laboratorios privados e internacionales, el gran crecimiento económico y la reducción de la pobreza y el desempleo; la eliminación de la proscripción del peronismo; entre otras medidas.

A causa de estas enormes medidas que afectaban a lo más profundo de las corporaciones de poder, en 1966 un golpe militar pone fin al gobierno de Illia. Los medios de comunicación habían tenido un papel de importancia en su desprestigio al catalogarlo como un presidente lento y vinculándolo con la imagen de una tortuga. Además el sindicalismo, de raíz peronista, sumo a la desestabilización con marchas que no tenían como objetivo la resolución de problemas laborales.

Sin embargo, la historia logro rescatar del desprestigio al gran gobernante y político que supo mostrar la honradez en el ejercicio del máximo poder del Estado, sin buscar beneficios personales y apelando simplemente al beneficio de la nación y el pueblo por sobre todas las cosas. Fallece el 18 de Enero de 1983.

“Si la política es alejada de las fuerzas de las ideas, se convierte única y exclusivamente en el ejercicio del poder”.


Juan Carlos Pugliese

640-el-recuerdo-a-juan-carlos-puglieseNacido en Buenos Aires en 1915, fue un reconocido dirigente de la Unión Cívica Radical que supo desempeñar diversos cargos con grandes virtudes, que lo llevaron a obtener distinciones de diferentes tipos.

Recibido de Abogado en la Universidad Nacional de La Plata en 1940, logró ser Diputado Provincial, Senador Nacional, y en dos oportunidades Diputado Nacional, alcanzo en 1989 la Presidencia de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación. Además se desempeñó como Ministro de Economía de Illia en 1964 y de Alfonsín 1989, gobierno de este último en el que también ocupó el Ministerio del Interior.  Confiando en su gran labor legislativa, y su inmensa militancia, Alfonsín confió en su persona para los momentos más difíciles de su gobierno, en dos áreas que poseían una gran sensibilidad social por los sucesos hiperinflacionarios y de levantamientos civiles.

Durante su última etapa como legislador, fue co-autor junto a otros diputados radicales, de la Ley 23.492 de Punto Final, que determino el fin de proceso de juzgamiento a los principales responsables sentenciados por los crímenes cometidos durante el último proceso de militar que fue desde 1976 a 1983.

Como militante era un convencido de la importancia del partido para el desarrollo de la política de la nación, y creía que era necesario contar con dirigentes que entendieran el tiempo político que se vivía para poder captar el sentir popular y avanzar en mejoras sociales. Por estas razones confió y apoyo a Alfonsín en su candidatura y posteriormente en su presidencia, dejando de lado las diferencias internas que tenían. Fallece en 1994, dejando un gran legado legislativo y de militancia.


Hipólito Yrigoyen

yrigoyenEl 12 de Julio de 1852, nace en Buenos Aires Hipólito Yrigoyen, el futuro líder del primer partido de masas que tuvo América Latina, la Unión Cívica Radical. Su importancia trasciende lo relacionado a lo hecho durante sus períodos como Presidente de la República. La personalidad política de este profundo adepto al krausismo, marcó un liderazgo popular pero no demagógico, paternalista pero democrático, con una gran vocación al diálogo y con un inmenso respeto democrático.

Ya para 1890 por sus posturas políticas, y por su lazo familiar con Leandro N. Alem (quien era su tio), participo de la Revolución del Parque, hito fundacional de la Unión Cívica Radical. Si bien en los primeros tiempos estuvo ligado a la figura de su tío, su carisma e inteligencia le dieron espacio propio y lo fueron distanciando de Alem. Luego del fallecimiento de este, gran número de militantes de la Unión Cívica Radical lo buscan para poder continuar el camino hacia la democratización del sistema político argentino.

Luego de una gran presión mediatica, de varios levantamientos armados, del declarado abstencionismo y de intensas reuniones, Yrigoyen y la UCR logran la sanción de la Ley Saenz Peña en 1912. A partir de este momento su nombre y figura quedaran inmortalizado por un logro bisagra para la nación.

Fue Presidente de la República Argentina en dos oportunidades. La primera desde 1916 a 1922 y la segunda desde 1928 hasta el Golpe de Estado que lo destituye en 1930. Durante sus gobiernos fueron varios los logros que se pueden contar en pos del desarrollo nacional: La construcción de líneas ferroviarias para unir la Argentina con Chile; la creación de una flota mercante; la ampliación del mercado cerealero con la facultad argentina para fijar los precios de mercado; el apoyo a la Reforma Universitaria de 1918, con creación de nuevas Universidades Públicas inspiradas en los ideales reformistas; Leyes laborales y de jubilación; implemento medidas educativas como la utilización del guardapolvos para la igualdad entre los alumnos; al final de su primer gobierno creó YPF, y durante el segundo gobierno busco aumentar el poder y dominio del Estado sobre la fijación del precio del petróleo, lo que termino siendo una de las causales del golpe de Estado.

Yrigoyen, luego de 1930 comienza a sufrir interminables exilios y maltratos. Supo establecer e imponer un estilo distinto de liderazgo y de política. Muere el 3 de Julio de 1933, bregando en sus últimas palabras por la unidad partidaria, llamando a dejar de lado las feroces internas para luchar por la libertad y el desarrollo de la República.

“Es indispensable fijar como condición irreductible que la moral política es la base de todos los progresos y de todas sus formas eficientes, restableciendo el poder, siempre vivificante de sus principios”.


Raúl Ricardo Alfonsín

alfonsin“El Padre de la Democracia” puede ser la mejor forma de referirnos a Alfonsín. Nacido en Chascomús (Provincia de Buenos Aires) en 1927, fue sin duda el gran referente radical de los últimos 40 años. Tuvo una larga vida y actividad política ocupando un lugar ejecutivo solo una vez en su vida, en la inmensa responsabilidad que implica la Presidencia de la Nación, siendo anteriormente Concejal  en Chascomús, Diputado Provincial y Diputado Nacional por Buenos Aires durante la Presidencia de Illia.

Siempre estuvo muy vinculado a los sectores juveniles del radicalismo, tanto a la Junta Coordinadora Nacional como a la Franja Morada, espacio desde los cuales elegirá a gran parte de su equipo asesor y de futuros políticos del partido. Tuvo además una gran participación en la fundación de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos en 1975 que fue el espacio por medio del cual se presentaron las denuncias de violaciones sistemáticas a los derechos humanos por parte del Estado y de organizaciones para-estatales.

En 1983, tras ganar la interna partidaria, y luego vencer al candidato peronista Italo Luder, se consagra Presidente de la Nación devolviendo la democracia a la República Argentina, después de haber hecho inmensas campañas para poner fin a la dictadura y lograr el llamado a elecciones. Su presidencia estuvo marcada por una visión progresista. A los días de asumir en 1983 da inicio al proceso que culminara en el juzgamiento de los responsables de los crímenes y desapariciones durante la última dictadura militar, juzgando a las Juntas y publicando tras largos meses de trabajo de la CONADEP el libro “Nunca Más”; en el marco de política internacional y de integración, dio inicio a lo que culminara en 1991 con la formación del MERCOSUR, firmando junto a su par Brasileño acuerdos para el comercio y la integración regional; Se opuso, además, fervientemente a las intervenciones que sufrías los países de América Latina y a las dictaduras que según gobernándolas, siendo un paladín de la democracia; Convoco al Primer Congreso Pedagógico Nacional para debatir la educación de la renaciente nación argentina, en un espacio democrático y plural; Reorganizo las universidades públicas, devolviéndole su autonomía y libertad; proyecto el Plan Nacional de Alfabetización, que tuvo como logro alcanzar los niveles de países desarrollados (3,7%); Sanciona el divorcio vincular y logra la patria potestad compartida, dos medidas que nos igualaron con el mundo desarrollado.

Luego de aguantar levantamientos armados y civiles promovidos por sectores de la oligarquía nacional, en 1989 finaliza su mandato, constituyendo un histórico. Fue la primera vez en la historia de la Argentina que un Presidente entregaba al mando a un Presidente electo de un partido distinto electos en procesos libres y transparentes.

Alfonsín fallece el 31 de marzo de 2009 dejando en el corazón de todos los argentinos, sin distinción política, una admiración hacia su persona, pero principalmente, un profundo amor y respeto a la democracia, a las instituciones y la Constitución Nacional Argentina.

“Iniciamos una etapa que sin duda será difícil, porque tenemos todos, la enorme responsabilidad de asegurar hoy, y para los tiempos, la democracia y el respeto por la dignidad del hombre en la tierra argentina”


Sergio El Ruso Karakachoff

karacachoffSergio Karakachoff nació en La Plata en 1939, y dio sus primeros pasos en política en el ámbito universitario, donde fue parte de “Unión” una agrupación política integrada por radicales, socialistas e independientes, que lo llevo a ser presidente del centro de estudiantes de derecho. Junto a Freddy Storani fue impulsor de los debates de “Setúbal” en Santa Fe, que dieron el origen a la agrupación política estudiantil más importante de Sudamérica la Franja Morada.

Setubal nos da un pantallazo muy claro del pensamiento de la Juventud Radical de la época, que por entonces fundaba la Junta Coordinadora Nacional y reclamaba “Afirmar la necesidad de que el radicalismo modifique su estructura burocrática y electoralista para dotarlo de una dinámica revolucionaria que posibilite la estructuración de un partido de masas; exigir al Comité Nacional de la UCRP que dirija su acción a través de una perspectiva nacionalista, popular y revolucionaria y reclamar una actitud de repudio a las salidas electoralistas condicionadas, a los golpes de Estado y a toda forma de perpetuación del Régimen”.

En 1972 participo de la interna partidaria alentando a la conformación de “Renovación y Cambio”, el rigor histórico nos da muestra en pequeñas anécdotas, lo irreductible de su personalidad, cuando Alfonsín fue invitado por los balbinistas a reunirse con Antonio Trócoli para “arreglar” los tantos en el distrito, Sergio concurrió a la casa de Jorge Casamiquela en La Plata. Allí, Alfonsín quería escuchar la opinión de sus amigos políticos. Todavía algunos recuerdan la tajante intervención de Karakachoff:

“-No hay nada que conversar, ya conversamos bastante, ahora hay que dejarse de joder y salir a trabajar con la gente.”

Al poco tiempo se produjo la fractura de la intransigencia, y nacería histórica  línea  interna partidaria “Renovación y Cambio”.

Un documento testigo de la ideología política del Ruso es la plataforma política del movimiento Renovación y cambio para las internas de 1972, de la cual fue redactor en conjunto Germán López, Roque Carranza y Bernardo Grinspun.

En dicho texto destaca:

  • Una ideología nacional de la liberación económica, social y humana.
  • Aspiración del Radicalismo “a realizar la revolución que las circunstancias exigen”. Revolución que privilegia la Soberanía Popular, el mandato de las mayorías, la voluntad general.
  • Construcción del rol del Estado democrático social. Teniendo a la persona como protagonista principal.

Su militancia fue un símbolo y un testimonio de ese singular y rico proceso histórico que produjo como resultado el liderazgo de Raúl Alfonsín. Sin embargo, se equivocarían quienes creyeran que dirigentes como Karakachoff fueron dóciles o sometidos a un verticalismo inconcebible en un partido de perfil liberal como la UCR. Sus discusiones con Alfonsin fueron célebres. Unos y otros se forjaron en esa escuela política de la democracia comprometida con las ideas, los debates y las expectativas de cambio.

Karakachoff predicaba con la palabra y el ejemplo. Como abogado, su estudio estuvo abierto a los trabajadores y a los perseguidos políticos. En los tiempos de la CGT de los Argentinos, él fue uno de los que más insistió en que el radicalismo debía estar presente en el mundo del trabajo. Su referente allí era el mítico dirigente ferroviario Antonio Scipione, de reconocida identidad radical. Después lo sería Tosco, pero más allá de las filiaciones ideológicas, siempre entendió que la UCR no debía regalarle el movimiento obrero al peronismo.

Karakachoff fue parte troncal de esa Juventud Radical que advertía a otras fuerzas que la elección de las armas necesariamente iba a decantar en el triunfo de la derecha golpista, lamentablemente el pronóstico no fue desacertado.

El Ruso fue un demócrata cabal, un hombre persuadido de que la lucha había que darse, que los derechos cercenados de su época deberían de ser conquistados en una revolución sin armas, pero no silenciosa, este ímpetu no fue soportado por los enemigos de la política, el 9 de septiembre de 1976 fue secuestrado por civiles armados junto a su amigo y colega en el estudio jurídico Domingo Teruggi , sus cuerpos aparecieron tres días después en la ruta 36 en el partido bonaerense de Magdalena, en el partido bonaerense de Magdalena.

Las causas del crimen no están del todo esclarecidas. La responsabilidad de la dictadura militar es inexcusable, ya que sólo sus sicarios podían darse el lujo de recorrer alegres e impunes la ciudad de La Plata con diez autos y cuarenta hombres armados sin uniformes ni documentación. Pero tampoco son ajenos a estas muertes los comandos armados de la ultraderecha peronista.

En el velorio de Karakachoff estuvieron presentes los principales dirigentes radicales de entonces. En el cementerio usó de la palabra Anselmo Marini, ex gobernador de la provincia de Buenos Aires. Entre los presentes estaban Ricardo Balbín y Raúl Alfonsín. También los militantes de la juventud radical, cuyo máximo dirigente, Federico Storani, habló desde uno de los balcones del local partidario de La Plata.

En ese velorio dado casi en la clandestinidad se debio soportar a la policía bonaerense que pasaba con sus móviles y disparaba al aire intimidando a los presentes, no querían sus asesinos ni que se honre a su memoria.

Moría El Ruso y dejaba su legado, legado de militancia, de compromiso, de firmeza férrea de ideales, de dar la vida por lo que se piensa y se siente, hoy lo recordamos a 40 años de su desaparición física, lo recordamos porque es necesario, porque Karakachoff es representante fiel de los valores más profundos del radicalismo, porque el Ruso es una bandera que no debe dejar de flamear nunca en nuestra vida militante.